Aún recuerdo el olor de la cocina de mi abuela, la seguridad de que al abrir la puerta de su horno habría algo buenísimo esperándonos, aún lo recuerdo, y espero no olvidarlo nunca

martes, 18 de septiembre de 2012

Galletas de mantequilla y fondant

Hace 6 meses y medio vino al mundo Antoñito, mi niño chico y su bautizo fue lo que hizo que me iniciara en el mundo de las galletas.
 No sabía que dar como recuerdo y como las noches eran interminablemente largas porque no me dejaba pegar ojo, en el movil,  mientras él comía yo buscaba ideas para regalar.
 Casi por casualidad vi unas galletas con forma de cochecito y me encantaron, así que las galletas se convirtieron en mi distracción para no quedarme dormida y empece a ver blogs sobre repostería que además de inspirarme me han mantenido distraida en las noches en las que Antoñito no quería dormir. 
Como la receta de las Galletas de mantequilla ya os la puse en el post de la tarta del Betis, os voy a mostrar el resultado, que para ser lo primero que hacía, no me quedó del todo mal.










Un mes después se casó mi hermana y volví a animarme con esto de las galletas.



Bueno, la verdad es que en ambas celebraciones encantaron y yo me lo pase genial haciendolas así que seguro que repetiré pronto. Besitos y cuidad a las abuelas porque sus fogones son sin duda el mejor calor al que podemos arrimarnos. Nos vemos.

1 comentario:

  1. Las galletas eran muy chulas y ademas estaban buenisimas!! A mis amigas les encantaron!!! Muchas gracias hermanita :-)

    ResponderEliminar