Aún recuerdo el olor de la cocina de mi abuela, la seguridad de que al abrir la puerta de su horno habría algo buenísimo esperándonos, aún lo recuerdo, y espero no olvidarlo nunca

jueves, 27 de septiembre de 2012

El arte de hacer en la cocina

Hay personas que tienen arte, no habéis pensado eso alguna vez?
Yo creo que el arte es un plus al talento, es ese cosquilleo que te arrancan algunas personas con tan solo abrir la boca, se puede tener talento para una o varias cosas, pero el arte... El arte es hacer algo que este mucho menos que perfecto y que a su lado la perfección resulte anecdótica.
Yo he tenido la suerte de conocer a dos mujeres con arte y que ademas tenían talento: Mis abuelas.
Y de ellas y sus cocinas, voy a hablaros hoy.
Una, era una mujer adelantada a su época que si hubiese nacido en estos tiempos hubiese llegado a donde se propusiese. Era de esas personas que no te dejan indiferente, su cocina era como ella, auténtica, hacía una carne en tomate que quitaba el sentío y la sopa de tomate.... De esa ya os he hablado. Una vez quise apuntar algunas de sus recetas y me acerqué a ella ilusa yo con un lápiz y un papel para recoger proporciones... Todavía me sonrío cuando me acuerdo de su respuesta: ojú yo que sé, yo le hecho un puñaito de ésto, una pizca de aquello y del resto... Lo que admita, lo único que me reveló, fue el secreto de sus flanes royal... pero claro eso es... Un secreto.
Mi otra abuela, era completamente distinta, pero también derrochaba arte a raudales. De ella aprendí el gusto por la cocina, el sentido que le da un horno a una casa y el placer de reunir a los tuyos a tu mesa a disfrutar de un buen plato y una tertulia.
Digo yo que para que algo te cale tan hondo siendo aun una niña, ya hay que tener arte.
Todos sabemos hacer una tortilla de patatas pero aunque es un plato popular y frecuente en nuestras mesas, hay pocas personas que le saben dar ese toque que hace que te sepa a gloria, al mejor caviar o al plato mas refinado del mejor cocinero, en fin, hay pocas personas que sepan hacerla con arte.
Mi abuela Paquita lo tenía, te preparaba una tortilla que se convertía en el aliciente del dia. Toda la tarde estabas deseando que llegase la cena para poder disfrutarla con un quesito del caserío, porque en mi casa las tortillas se comen así, llamadme rara pero sin el quesito..... No es lo mismo.
Un Dia le pregunte: abuela tu como haces la tortilla?y ella con la mayor de las humildades me dijo: pero hija si una tortilla no tiene ná, es muy fácil y empezó a relatarme como si de una fórmula magistral se tratase como hacía ella la tortilla de patatas.... El secreto se queda en familia pero os diré que sí que tiene su técnica y que aunque la sigo al pie de la letra..... No me sale igual.... Me falta...... Su arte. Pero bueno, quizás se desarrolle con lo años.
Besitos y ya sabéis, cuidad a las abuelas porque sus fogones son sin duda el mejor calor al que podemos arrimarnos. Nos vemos.

6 comentarios:

  1. Vaya entrada bonitaaa!! Yo,desgraciadamente nunca probe la cocina de tus abuelas,pero te aseguro que la tuya tiene mucho arte,igual que la de ellas! Porque ademas de rica, nadie le pone tanto cariño como tu!
    Yo espero poder seguir disfrutandola siempre!me doy por invitada jeje y me encanta!
    1 besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oju Elena que bonito! Sabes que tienes un hueco permanente en mi mesa. Besitos

      Eliminar
  2. Doy fe de ello,las dos tenian una manera muy distinta de cocinar pero tenían...arte ese mismo arte que has heredado tu con creces. un beso

    ResponderEliminar
  3. vaya... qué bonito... y qué verdad... yo aún recuerdo subir las escaleras de yaya y oler su carne con tomate jeje o entrar en casa de abuelita buscando en el horno un trocito de tortilla, una empanadilla...se echa de menos eso...
    Pero bueno, ¡te tengo a ti! que de camino a tu casa siempre voy pensando "¿qué habrá hecho hoy?" jeje y siempre está todo tan rico!
    ahora con el blog puedo copiar algunas de tus recetas, aunque ya sabes q a mí me gusta más comerlas en tu casa ;-) Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Que bonito Rocío, no dudo ni un momento que si alguien ha heredado el arte de tus abuelas esa eres tu, no dejas de sorprenderme lo bien que lo haces todo, no hay nada que tu te propongas que se te resista.

    Aún me acuerdo cuando por primera vez y sin experiencia alguna hiciste la bolsita pintada a mano para el piso de Sevilla. Qué alegría me da saber que Carmela va por el mismo camino.

    Besitos!

    ResponderEliminar
  5. No hay en todo el entorno
    cocina que mejor huela
    que cuando sacas del horno
    los platos que hacia tu abuela,
    ante ellos yo me rindo
    por su estilo tan brillante,
    y por eso de este blog
    aquí tiene un seguidor
    desde ahora en adelante.

    ResponderEliminar